lunes, 4 de abril de 2011

Cómo lograr que una marca se convierta en un estilo de vida - Parte 1 -


Antes una marca era solo un nombre, algo que se identificaba, por su forma, color y tamaño. Actualmente con una gran variedad de bienes y servicios se han creado nuevas culturas de consumo que obligan a las marcas a convertirse más que un nombre identificable, lo convierte en un estilo de vida. Sin embargo no todas han alcanzado serlo, pero deben lograrlo, si quieren sobrevivir a la revolución de las marcas que lideran batallas por ser las preferidas e incambiables.


En un mundo tan cambiante y lleno de distintas personalidades las marcas se encuentran con un gran reto: generar credibilidad y confianza ¿cómo lograrlo?
 
En primer lugar ser un líder en esta era global de comunicación. Sin ignorar que aunque es   un mundo que cuenta con grandes avances tecnológicos que estrecha los lazos de comunicación, irónicamente es una era donde hay más necesidad de afecto. La soledad ha sido el producto del individualismo que fomenta las ayudas tecnológicas provocando un vacio insaciable que al tenerlo todo, al fin no tienes nada. Pues provoca un efecto de aislamiento del mundo exterior.

Es hoy cuando las personas buscan sentirse amadas en un mundo frívolo y egoísta. La marca debe crear un vínculo que demuestre un pleno conocimiento de sus necesidades, aprovechando todas las ayudas que ofrece la revolución de las comunicaciones, para estar enterados de todos sus movimientos que cambian al pasar el tiempo.

Auli de Vitto, directivo de la Asociación Brasileña de Marketing Promocional y director de la publicación especializada más importante de Brasil, se refiere a aquellas variables que influyen en el consumidor, teniendo en cuenta que el consumidor de ayer no es el mismo de hoy. Menciona que hoy en día el público no se distingue ni por edad, ni por sexos, ni por clase social, ni por ningún otro aspecto, sino por sus afinidades y sus gustos en común".

Partiendo de lo anterior la marca debe realizar un gran esfuerzo por conocer a su consumidor, no solo por medio de las variables de influencia ya reconocidas, sino también por variables emergentes producto de una sociedad cambiante que trae consigo nuevos estándares de comportamiento y preferencias.

Idalides Herrera - Estudiante de 5º semestre PPDD